viernes, 2 de mayo de 2014

No se pueden
negar los sentimientos,
 no se puede
dar la espalda a aquello
 que llevamos dentro.

 Ya sea por protección,
 ya sea por miedo,
el amor nos mueve
y nos mantiene en movimiento.

 No se puede vivir
siempre en un invierno,
 no se puede impedir
que acaben los febreros.

 Las venas y la sangre
 recorren nuestro cuerpo,
 los caminos se conectan
en un círculo muy estrecho.

No se puede actuar
 sin influencia de sentimientos,
 pues no se puede cortar,
 sin destruir la unidad
 por entero.
Publicar un comentario