miércoles, 31 de diciembre de 2008


31 DE DICIEMBRE

31 de diciembre,
Un año que termina,
Un viaje que finaliza,
Una construcción que se acaba,
Un peregrino que mira al alba
A la puerta de la catedral,
Tras acabar su caminata.

Un pájaro que descansa,
Ya fuera del camino,
Una bandada que se para,
Tras alcanzar,
Su punto de destino.

Un camino problemático,
Que tiene consecuencias,
Muchos nuevos cambios,
Algunos buenos otros malos,
Muchas novedades,
Que llegan hasta por navidades,
Que sin duda nos cambian.

Circunstancias que,
Nos han hecho crecer,
A algunos envejecer,
Y a otros rejuvenecer,
Pero a todos nos han traído,
Nuevas experiencias y conocimientos.

No es triste mirar atrás,
Y ver lo que se ha perdido,
Porque también encontrarás,
Todo lo que has conseguido.

3 comentarios:

Hada del lago dijo...

Cierto, no es triste mirar atrás porque descubres lo que has perdido, las veces que has caido y eso a veces nos hace un poquito más fuertes. Y también veremos los buenos momentos! Y esos si que no los tenemos que olvidar por nada!

Un besote y feliz año nuevo!

Preludio dijo...

El tiempo otorga y despoja, pero es divertido jugar con él.

L. Celeiro dijo...

Es con cada equivocación, con cada derrota, con cada desilusión con lo que avanzamos, aprendemos y volvemos a perseguir nuestros sueños.

Si no perdiramos, si todo cuanto deseáramos lo alcanzáramos tan sólo con pedirlo perdería toda su esencia, su espíritu y dejaría de ser un sueño.

Cuanto más te cuesta lograr algo, con más fuerza lo defiendes. Es el sufrimiento el combustible del hombre.