domingo, 19 de agosto de 2012


 Naturaleza.
Distancia.
Nuevas personas.
Distintas gafas.



Está el mundo completo
de gafas de sol,
oscuros cristales
que no nos dejan ver
el interior;
ni el exterior.

Oscuras lentes 
que nos impiden 
contemplar el sol
en todo su esplendor.
 Respirar el aire,
sentir su frescor,
observar las plantas,
disfrutar su color.
Sentir el tacto 
de la naturaleza,
saborear su 
más puro olor.

Contemplar el mundo,
tal y como es,
tal y como son.
Comprender realmente
qué hay a nuestro alrededor.

Escuchar al hermano,
al niño y al mayor,
ayudar a todos ellos
trabajar en unión.

No lo hace
la mayoría,
pesadas son
las gafas de sol,
mas ha de hacerse
si se quiere crecer
en mente y corazón.

 
Publicar un comentario