miércoles, 17 de julio de 2013

Fueron sus ojos
los que me hipnotizaron;
su mirada quien
me transportó
sin una palabra él
fue quien eliminó
todo cuanto había
a mi alrededor.

Solo para decirme
que él allí estaba,
que lo demás
ya no importaba,
solo él y yo
en comunión,
solo la luna de Júpiter
y el Sol de Orión.
Publicar un comentario