martes, 20 de noviembre de 2012


El camino es largo,
día y noche
se van intercambiando,
luz y oscuridad
siempre intercalando.
No lo olvides pues
el orden es obligado,
enciende un fuego
si el Sol es doblegado,
pues no ha la oscuridad
de ocupar su lugar,
la llama nunca debe
 dejar de brillar
si llegaron las horas
nocturnas a su final.

No le permitas
batallas ganar.
No olvides nunca
que a la tormenta,
la calma sucederá.
Publicar un comentario