viernes, 4 de enero de 2013

Lobo para el hombre, lobo por naturaleza

No soy yo mejor persona
que tu o que nadie,
no luce solidaridad
de mis uñas el esmalte.

No soy yo quien da
ni quien deja marchar,
quien ayuda en la tempestad
sin nada a cambio esperar.

No soy yo ni creo seas tú,
no creo tú ni ningún otro
en este mundo en que todos
buscamos sin parar la mina de oro.

No lo somos nosotros,
no lo son ellos, vosotros,
son los humanos de esta tierra,
somos, una misma manada de lobos.

Somos lobos caminantes,
vagando juntos o solos
en busca de los diamantes,
de los alimentos, de la mejor carne.

En busca de esa carne saciadora
para hoy y por siempre,
como ese sueño inalcanzable
continuo en nuestra mente.

Ese deseo que buscamos
desde que somos conscientes,
de que por mucho que huyamos,
la oscuridad llega cuando anochecer.

Publicar un comentario