lunes, 31 de enero de 2011




No es felicidad

lo que hoy me embarga,

no te transmite

dicha mi mirada.


No hay ilusión

en estas palabras,

no te preocupes

no verás lágrimas.


No me discutas

que hago en la cama,

nos pidas que explique

que domina en mi alma.


No me preguntes

si estoy presionada,

tampoco si es alegría

quien me levanta en la mañana.


No me exijas

respuestas totalmente terminadas,

pues soy un saco de huesos,

corazón, carne y alma,

con pensamientos, emociones,

inclinaciones cruzadas,

en mezcla exploxiva,

excesiva equilibrada.


Publicar un comentario